¿Qué hosting debes de elegir?

hosting

Emprender un negocio online conlleva una serie de decisiones importantes que comienzan con la elección del hosting. Sí, sin duda esta es una de las decisiones más relevantes; y es que gran parte del crecimiento de un negocio online dependerá directamente de su alojamiento web. Si estás en este momento de tu proyecto, deberías atender a algunos consejos para poder escoger.

Servidores dedicados y no dedicados

Entre tantos conceptos como dominios, hosting o alojamiento web, es posible que el emprendedor pueda perderse un poco. No obstante, si hay algo relevante que podemos señalar, es una diferencia fundamental entre un servidor dedicado y un servidor no dedicado.

Un servidor dedicado es aquel servidor que se utiliza de forma exclusiva por una sola organización o cliente. Esto significa, a grandes rasgos, que tan sólo el cliente tiene acceso a todos los recursos de ese servidor, sí, esto también incluye la capacidad de configurarlo y personalizarlo según sus necesidades; y es que quizá tu negocio online tenga unas necesidades concretas que los servidores no dedicados no pueden cubrir.

Con un servidor dedicado tendrás más control sobre el servidor, pero también mucho mayor rendimiento. Esto es debido a que la estabilidad en comparación con otros servidores es muchísimo mayor, ya que no se comparten recursos con otros usuarios.

Asimismo, en el tema de la seguridad también es la mejor opción. Al ser usado por un único cliente, estos servidores son menos vulnerables a los más que habituales ataques de malwares y hackers.

Por su parte, los servidores no dedicados serían lo contrario. Un tipo de alojamiento web en un servidor que se comparte con varias organizaciones.

Es fácil entender que en este caso los recursos son compartidos, la personalización es menor y también el espacio de almacenamiento, la capacidad, procesamiento o la memoria RAM. Asimismo, nos encontramos con servidores que son bastante más vulnerables en temas de seguridad.

Escoger la mejor opción de hosting

Teniendo en cuenta lo anterior, hay que señalar que en cada uno de estos servidores, a su vez, podemos encontrar diferentes opciones de hosting. De esta forma, una vez tomada la decisión, deberíamos revisar cuál de esas opciones se ajusta más a nuestras necesidades. Marcas como Webempresa.com pueden guiarnos en esta búsqueda, mostrando así algunas de las alternativas más eficientes del mercado. No obstante, está bien marcarse una serie de claves para que la elección sea la correcta.

Elegir el mejor soporte técnico: sin duda es una de las partes más importantes. Ten en cuenta que Internet no descansa jamás. Si tu dominio cae o tiene algún problema, necesitas un soporte técnico que opere las 24 horas del día los 7 días de la semana.

Busca opiniones: nos interesa un buen servicio, y para ello, la mejor de las formas de reconocerlo es ver la opinión de otros usuarios. Rastrea comentarios que evalúen los servicios de un servidor web. Entra en foros y contrasta esas opiniones. Como decimos, es una decisión lo suficientemente importante como para perder el tiempo en estas cosas.

El precio no lo es todo, pero importa: aunque es posible encontrar un hosting barato, hay que plantearse que ese precio no lo es todo. Es importante, pero es mejor buscar algo que tenga buena relación calidad precio y que nos ofrezca muchas más garantías que un hosting económico.

Posibilidades de crecimiento: ¿y si tu negocio despega y empiezas a recibir muchas visitas? Si generas más tráfico, necesitas más capacidad. Busca siempre una opción de hosting con vistas al futuro. Un hosting en el que puedas crecer como empresa para no terminar cambiando a medida que avanza tu proyecto.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *